LA SOLEDAD QUE NO ES SOLEDAD Diciembre 20 de 2012

No es necesario decir que le poner en práctica una convicción es un sacrificio costoso. Ello puede requerir renunciaciones y separaciones que le dejan a uno con un sentido extraño de privación y soledad. Pero aquel que se eleve, como hace el águila, a los niveles más elevados donde el día carece de nubes y vive a la luz del sol de Dios, tiene que contentarse con vivir una vida de soledad.
Ningún pájaro vive tan solitario como el águila. Las águilas nunca vuelan en bandadas; a lo sumo solamente se ven una o dos al mismo tiempo. Pero la vida que se vive para Dios, aun que tenga que abandonar la compañía de séres humanos,la substituye por la compañía Divina.
Dios busca hombres semejantes a las águilas. Ningún hombre que no ha aprendido a estar a sólas con Dios, puede darse cuenta de cuáles son las mejores cosas de Dios. A Abraham lo encontramos sólo sobre las alturas de Horeb, pero a Lot lo encontramos morando en Sodoma. Moisés, a pesar de estar adiestrado con toda la sabiduría de Egipto, tuvo que pasar cuarenta años a solas con Dios en el desierto. Pablo, no obstante su gran conocimiento de la cultura griega y haberse sentado a los pies de Gamaliel, tuvo que ir a Arabia y aprender con Dios la vida del desierto. Deja que Dios nos aisle. No quiero decir en el apartamiento de un monasterio. En la experiencia de este apartamiento, El desarrolla tal independencia de fé y vida que hace que el alma no necesite por más tiempo la ayuda constante,
la oración, la fé o cualquier otra atención del vecino. En el desarrollo de la vida Cristiana, la ayuda e inspiración de los otros miembros es muy necesaria y ocupa su lugar, pero llega un tiempo cuando puede ser un obstáculo directo para el bienestar y la fé individual. Dios sabe la forma como tiene que cambiar las circunstancias de apartamiento. Cuando nos rendimos a Dios, El nos recibe por algún conducto, pero una vez que esto se ha terminado, no dependemos por más tiempo de aquellos que nos rodean. Nos damos cuenta de que El ha obrado algo en nosotros y que las alas de nuestras almas han aprendido a batir el aire más elevado.

Debemos atrevernos a estar sólos. J acob tuvo que estar sólo para que el Angel de Dios susurrase en su oído el nombre místico de Shiloh; Daniel tuvo que estar a sólas para ver las visiones celestiales; Juan tuvo que ser desterrado a Patmos para tomar profundamente y guardar con firmeza la “impresión del cielo.” El sólo pisó el lugar. ¿Estamos preparados para un “espléndido apartamiento” antes que faltar a El?

WRITTEN BY: omepmd

“Soy un sencillo siervo del Señor, nacido en Bogotá Colombia he debutando como misionero entre las comunidades Indígenas de mi país, también como pastor obrero en la iglesia cruzada cristiana; actualmente me desempeño como médico y misionero en Chile; trabajamos con mi esposa e hijos en esta pagina y emisora de Internet. Nuestro lema y ferviente deseo de nuestros corazones, "Que la Iglesia se vuelva a las sendas antiguas" antes que El Señor tenga que traer lo que no ha querido traer por amor a su pueblo.”