¿Cuál debe ser el salario de un pastor?

¿Cuánto debe ganar un pastor? Muchos se preguntan si es bíblico que el pastor tenga un salario o si hay provecho alguno en ello. A menudo, debido a abusos que se han dado en este respecto, surgen ideas o concepciones equivocadas. Hay mucho mal entendido, muchas dudas, muchas opiniones y debates. Sin embargo, como siempre, la fuente de la verdad está en las Escrituras. Debemos acudir a la Palabra de Dios para tener luz y claridad. Por todo esto, acudimos al Dr. Josías Grauman, Director de The Master´s Seminary en español, para que nos ayudara a entender este tema a la luz de las Escrituras.

¿Es pecaminoso que el pastor gane un salario de la iglesia?

Supongo que la pregunta surge del gran problema que vemos hoy en día de los falsos maestros que predican la prosperidad, y se hacen ricos comerciando la Biblia. Dios aborrece esto. El pastor no debe ser codicioso de ganancias deshonestas, 1 Tim 3, ni tomar la piedad como fuente de ganancia, 1 Tim 6. Y creo que esto hace que ciertos hermanos vayan al otro extremo y dicen que es pecaminoso que el pastor reciba un salario. Pero a mí, me parece que hacerse rico y recibir un salario honesto son cosas muy diferentes.

Sin embargo, como siempre cuando tenemos una pregunta, en vez de dar opiniones, la primera idea que debe venir a nuestras mentes es: Qué dice las Escrituras. Qué dice Dios. Y creo que el pasaje que más claramente habla del tema se encuentra en 1 Cor 9. En 1 Cor 9:13–14 Pablo dice: “¿No sabéis que los que trabajan en las cosas sagradas, comen del templo, y que los que sirven al altar, del altar participan? Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio.”

Es muy claro. Dios ordenó que los que trabajan en el evangelio, deben recibir ayuda financiera. Y sabemos que se trata de un salario material porque dice dos versículos antes, vs. 11: “Si nosotros sembramos entre vosotros lo espiritual, ¿es gran cosa si segáremos de vosotros lo material?”

Entonces, mi respuesta a la pregunta sería que no. En base a 1 Cor 9, no es pecaminoso que el pastor reciba un salario. Obvio, habrá pastores laicos que deciden no hacerlo por diversas razones. Pablo mismo se privó de este derecho, teniendo un llamado único en establecer el fundamento de la iglesia. Pero Pablo nos dijo que la instrucción divina es que la iglesia ayude a sus pastores… De hecho, pienso que uno de los factores que debilita la iglesia hispana en particular, es que muchas iglesias no pagan a sus pastores, y esto no les es provechoso.

¿Por qué podría ser provechoso que la iglesia pague a su pastor?

Pablo dice en 1 Tim 5:17–18 “Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar. 18Pues la Escritura dice: No pondrás bozal al buey que trilla; y: Digno es el obrero de su salario.” Entonces, pagamos a los pastores, en particular los que enseñan, para que puedan hacerlo bien. Esto nos conviene. Esto nos es provechoso.

Si el pastor tiene que buscar un trabajo secular, e invierte 40 o 50 horas a la semana en esto, ¿cuánto tiempo le queda para orar por la grey? ¿Cuánto tiempo le queda para aconsejar, y visitar enfermos, cuánto tiempo tiene para estudiar el texto bíblico y preparar el sermón, para así alimentar al rebaño? No tanto.

Otro pasaje que nos habla de este principio, aunque el contexto es muy diferente, es Heb 13:17. Dice: “Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso.” El punto es esto, si el pastor se queja de la forma que la iglesia le trata… pues va a orar por la grey, pero con oraciones imprecatorias, en vez de disfrutar orar por su congregación, como debe de ser.

Debo hacer una aclaración. Cuando hablo de recibir un salario, no estoy hablando de tener un coche del año, y casa nueva y todo en exceso. Sin embargo, sí hablo de tener algo honesto.

¿Cuánto debe ganar el pastor, o mejor aún, cuando es que se llega a comerciar la Palabra de Dios?

Me viene a la mente las palabras de Proverbios: “No me des pobreza ni riquezas.” Entonces, debemos evitar estos extremos. Es imposible, sin embargo, decir una cantidad, porque rico y pobre son términos muy subjetivos. Pagar renta en Los Ángeles y pagar renta en San Salvador son cosas muy distintas. Por eso, creo que el mejor consejo sería que el pastor reciba un salario que concuerda con el salario promedio de la congregación. Digo esto en base a la comparación que Pablo mismo hizo en 1 Cor 9. Los levitas vivían como el resto del pueblo.

Entonces, el pastor no tiene que tomar un voto de pobreza. Ya vimos que esto no aprovecha. Pero si se hace rico por medio de las ofrendas de los hermanos, esto es pecaminoso y serio. El que hace esto es un falso maestro no calificado para el ministerio.

2 Cor 2:17, “Pues no somos como muchos, que medran falsificando (comerciando) la palabra de Dios, sino que con sinceridad, como de parte de Dios, y delante de Dios, hablamos en Cristo.” Es decir, no cobramos a la gente por escuchar el evangelio. Predicamos, y si de corazón alguien da una ofrenda, esa ofrenda se usa para sostener al ministerio.

En resumen, creo que hacemos bien en evitar los extremos. El rico y el mendigo por igual, sólo piensan en el dinero, y esto fomenta la avaricia. Nuestra oración debe de ser: “Manténme del pan necesario; no sea que me sacie, y te niegue, y diga: ¿Quién es Jehová? O que siendo pobre, hurte, y blasfeme el nombre de mi Dios” (Pr. 30.8–9).

WRITTEN BY: Oscar Mauricio Escobar Porras

“Soy un sencillo siervo del Señor, nacido en Bogotá Colombia he debutando como misionero entre las comunidades Indígenas de mi país, también como pastor obrero en la iglesia cruzada cristiana; actualmente me desempeño como médico y misionero en Chile; trabajamos con mi esposa e hijos en esta pagina y emisora de Internet. Nuestro lema y ferviente deseo de nuestros corazones, "Que la Iglesia se vuelva a las sendas antiguas" antes que El Señor tenga que traer lo que no ha querido traer por amor a su pueblo.”

No comments yet.

Leave a reply

Reset all fields